info@fundacionsanrosendo.es · 988 366 086

La Fundación San Rosendo transformará el antiguo colegio de Los Milagros en un centro para personas con discapacidad gravemente afectadas

La Fundación San Rosendo transformará el antiguo colegio de Los Milagros, en el concello de Baños de Molgas, en un centro para personas con discapacidad gravemente afectadas. Un proyecto “muy especial e ilusionante”, ya que supone la puesta en valor de un conjunto histórico sin uso desde la década de los años noventa.

Este centro estará dotado de 90 plazas y 1.500 metros para instalaciones ocupacionales y de ocio. Las obras comentarán en febrero de 2019 y, tras un plazo de ejecución de 10 meses, abrirá sus puertas en 2020. La Fundación San Rosendo invertirá 2,3 millones para su rehabilitación y dotación asistencial. Para atender las necesidades de esta comunidad, se crearán 40 empleos directos en este concello. Este proyecto ha sido posible con la colaboración de la congregación de los sacerdotes Paúles y el Obispado de Ourense.

Tres proyectos asistenciales pendientes de ejecución en 2019

La Fundación San Rosendo espera iniciar las obras de los centros de Verín y Lobios, una vez que concluya la tramitación administrativa. El centro de Lobios contará con 80 plazas para dependientes y supondrá la creación de 30 nuevos empleos. En Verín, la residencia ofertará 120 plazas para mayores dependientes que serán atendidas por 50 profesionales.

En A Coruña, está pendiente de que, en enero, se realice una prospección arqueológica que determinará si la parcela esta afectada por algún resto histórico. En esta ciudad, el proyecto asistencial dispone de 45 plazas para mayores dependientes en la Plaza de Ourense. Es una iniciativa que se desarrolla en colaboración con el Arzobispado de Santiago.

32 nuevas plazas para mayores dependientes  

Durante el año 2018, se han incrementado los recursos para personas mayores asistidas, mediante la adaptación de 32 plazas en centros de las provincias de Ourense y Pontevedra. Desde hace dos años, la Fundación está adaptando sus recursos asistenciales a las necesidades de las personas mayores que, cuando ingresan en un centro presentan un elevado deterioro cognitivo. En los dos últimos años, el número de plazas para personas dependientes se han incrementado en 98 unidades.

“Atendemos a personas con mayor grado de dependencia, lo que nos ha obligado a destinar más esfuerzos y más profesionales a la atención de nuevos residentes” explicó José Luis Gavela, presidente de la Fundación San Rosendo. El conjunto de los profesionales que trabajan en los centros se ha incrementado en un 4,2%, situándose en una cifra récord de 1.743 profesionales. Además, es un equipo “cada vez más especializado y más experimentado” subrayó Gavela Varela.

A través de las Becas Benigno Moure, la Fundación destinó casi 9.000 euros en ayudas la formación para la mejora de las capacidades profesionales de los trabajadores. Además, se destinaron más de 42.000 euros a la formación universitaria de familiares de toda la plantilla. Cabe destacar que el 12% de las becas solicitadas fueron para cursar estudios de la rama socio-sanitaria (medicina, enfermería, trabajo social…).

“Estamos orgullosos de formar a futuros profesionales para este sector”, indicó José Luis Gavela. E insistió en que la atención a personas mayores en Galicia debe ser entendida como “una oportunidad para crear empleo de calidad en el rural que fije población en pueblos y comarcas con escasa actividad industrial”.

Fundación San Rosendo

La Fundación San Rosendo lleva más de 25 años de labor asistencial en favor de los colectivos más desfavorecidos de nuestra comunidad. Cuenta con 70 centros repartidos por toda Galicia, de los que 59 son residencias para atender a personas mayores y 11 centros para atender a personas con discapacidades físicas o psíquicas. El 85% de los centros están en núcleos del rural gallego donde la oferta asistencial privada es escasa. La Fundación San Rosendo fue una de las primeras instituciones en Galicia en certificar la calidad de sus centros para mayores y discapacitados.