info@fundacionsanrosendo.es · 988 366 086

Un emotivo día de recordos na Residencia de San Xoán de Río

En la semana del 5 al 11 de septiembre se celebró en la Residencia de San Xoán de Río la Fiesta de la Emigración. Esta fiesta consistió en la puesta en común de experiencias donde nuestros residentes contaban sus experiencias y vivencias de cuando tuvieron que emigrar.

Entre los residentes se encuentran personas que tuvieron que emigrar a otros países como Alemania, Francia, Suiza y Brasil, o a otras provincias dentro de España (Jaén, Madrid, Alicante, Albacete, Bilbao o Barcelona). También fue muy importante la opinión de personas que han venido de otros lugares a vivir a Galicia o que han viajado dentro de la propia comunidad.

La fiesta se realizó bajo un ambiente distendido donde todos los residentes aportaban sus experiencias sobre sus vidas. Todos coincidieron en lo que más duro fue tener que dejar a sus familiares, incluso a sus hijos, algunos muy pequeños. Pero lo hicieron convencidos de que tenían que marcharse para poder ofrecerles un futuro mejor.

Todos recordaron con añoranza lo bien recibidos que eran en los diferentes países a los que tuvieron que emigrar por la fama de los gallegos de trabajadores, así como los problemas que tenían con el idioma.

Antonio, Jesús, Cándida, Antonio y Marina estuvieron en Alemania trabajando en profesiones de lo más diversas como la construcción, en fábricas de embutidos, fábricas de coches, etc. Comentaron que tenían que trabajar muchas horas pero lo hacían muy contentos por la oportunidad que se les ofrecía.

Elvira y Amable emigraron a Brasil, donde las condiciones eran peores. Amable ejerció como afilador, gracias a su experiencia en una de las profesiones con mayor tradición en la provincia de Ourense. Recorrió las calles de Río de Janeiro acompañado de su chiflo.

Javier estuvo en Francia donde trabajó en la vendimia para después pasar a ser encofrador.

Ya en España, la emigración se diversificó entre varias provincias. Nuestros mayores se desplazaban a las zonas donde había mayor demanda laboral.

José Antonio y Feli estuvieron en Barcelona de donde volvieron al cabo de 10 años. Modesta también estuvo en la ciudad condal y Domingo contó con gran cariño su experiencia en los astilleros de Barcelona. Marina estuvo más de 40 años trabajando en Alicante y cuando volvió a San Xoán, apenas se acordaba ya de sus vecinos.

Los hermanos Isolina y Bonifacio residieron en Linares (Jaén) más de 40 años y regentaron una cuchillería. Comentan con cariño que les costó dejar el pueblo pero que anhelaban tener una jubilación más tranquila, motivo que les empujó a volver a San Xoán de Río.

Ya en Galicia, los residentes se movieron hasta las ciudades. Se trataba de una emigración del rural al urbano, asentándose, sobre todo, en las ciudades de Ourense y A Coruña.

Al otro lado, Vicky nos contó que ella se vino a vivir a San Xoán porque la gente era muy hospitalaria y dispuesta siempre a ayudar.

La experiencia se completó con la puesta en común de las comidas típicas de cada país y con las costumbres de sus ciudadanos, concluyendo con el retorno a los pueblos de origen.

Entre todos llegamos a la conclusión de que la “morriña gallega” no es un invento y fue esta misma la que hizo que, antes o después, todos hayan vuelto a sus casas y ciudades de origen para disfrutar junto a sus vecinos, familiares y amigos.

Cristina Outeiriño, pedagoga de la Fundación San Rosendo

Na semana do 5 ao 11 de setembro celebrouse na Residencia de San Xoán de Río a Festa da Emigración. Esta festa consistiu na posta en común de experiencias onde os nosos residentes contaban as súas experiencias e vivencias de cando tiveron que emigrar.

Entre os residentes atópanse persoas que tiveron que emigrar a outros países como Alemaña, Francia, Suíza e Brasil, ou a outras provincias dentro de España (Xaén, Madrid, Alacante, Albacete, Bilbao ou Barcelona). Tamén foi moi importante a opinión de persoas que viñeron doutros lugares a vivir a Galicia ou que viaxaron dentro da propia comunidade.

A festa realizouse baixo un ambiente distendido onde todos os residentes achegaban as súas experiencias sobre as súas vidas. Todos coincidiron en que o máis duro foi ter que deixar aos seus familiares, mesmo aos seus fillos, algúns moi pequenos. Pero fixérono convencidos de que tiñan que marcharse para poder ofrecerlles un futuro mellor.

Todos lembraron con añoranza o ben recibidos que eran nos diferentes países aos que tiveron que emigrar pola fama dos galegos de traballadores, así como os problemas que tiñan co idioma.

Antonio, Jesús, Cándida, Antonio e Mariña estiveron en Alemaña traballando en profesións en grao sumo diversas como a construción, en fábricas de embutidos, fábricas de coches, etc. Comentaron que tiñan que traballar moitas horas pero facíano moi contentos pola oportunidade que se lles ofrecía.

Elvira e Amable emigraron a Brasil, onde as condicións eran peores. Amable exerceu como afiador, grazas á súa experiencia nunha das profesións con maior tradición na provincia de Ourense. Percorreu as rúas de Río de Janeiro acompañado da súa chiflo.

Javier estivo en Francia onde traballou na vendima para despois pasar a ser encofrador.

Xa en España, a emigración diversificouse entre varias provincias. Os nosos maiores desprazábanse ás zonas onde había maior demanda laboral.

José Antonio e Feli estiveron en Barcelona de onde volveron ao cabo de 10 anos. Modesta tamén estivo na cidade condal e Domingo contou con gran agarimo a súa experiencia nos estaleiros de Barcelona. Mariña estivo máis de 40 anos traballando en Alacante e cando volveu a San Xoán, apenas se acordaba xa dos seus veciños.

Os irmáns Isolina e Bonifacio residiron en Linares (Xaén) máis de 40 anos e rexentaron unha cuchillería. Comentan con agarimo que lles custou deixar o pobo pero que anhelaban ter unha xubilación máis tranquila, motivo que lles empuxou a volver a San Xoán de Río.

Xa en Galicia, os residentes movéronse até as cidades. Tratábase dunha emigración do rural ao urbano, asentándose, sobre todo, nas cidades de Ourense e A Coruña.

Alén, Vicky contounos que ela veu a vivir a San Xoán porque a xente era moi hospitalaria e disposta sempre a axudar.

A experiencia completouse coa posta en común das comidas típicas de cada país e cos costumes dos seus cidadáns, concluíndo co retorno aos pobos de orixe.

Entre todos chegamos á conclusión de que a ?morriña galega? non é un invento e foi esta mesma a que fixo que, antes ou despois, todos volvesen ás súas casas e cidades de orixe para gozar xunto aos seus veciños, familiares e amigos.

Cristina Outeiriño, pedagoga de la Fundación San Rosendo