Las personas con discapacidades también encuentran asistencia profesionalizada e individualizada en la Fundación San Rosendo.

Junto con los servicios de residencia (alojamiento, cuidado y manutención), en estos centros se ofrece ayuda psicológica especializada para atender las necesidades de los pacientes. Además, se educa al paciente con terapias ocupacionales y de rehabilitación para que interprete su discapacidad.

Con cada grupo se busca la integración a través de la convivencia, con atención especializada que ayude a conseguir mejoras en su calidad de vida y el desarrollo personal.

La Fundación desarrolla una labor muy vinculada a las familias, ya que la experiencia ha constatado que reporta significativos avances en la evolución y estado de ánimo de los pacientes.