info@fundacionsanrosendo.es · 988 366 086

Reflexións sobre a violencia e xénero na residencia Monterrey

Con motivo de la conmemoración del día Internacional de Lucha contra la Violencia Machista, el 25 de Noviembre, en la Residencia Monterrey realizamos diferentes talleres para concienciar y trabajar este problema social, cada vez más presente en las nuevas generaciones.

Aprovechando que en nuestro centro hay una media de edad variada y amplia, que va desde los 19 a los 60 años, y de ambos sexos, nos parecía un tema de la suficiente preocupación social como para promover una reflexión entre trabajadores y residentes.

Comenzamos la semana explicando la definición de Violencia contra la Mujer y las diferentes manifestaciones y actitudes en las que se puede reflejar, y que a veces pueden pasar desapercibidas ya que nos puede parecer más una muestra de cariño que de control.

“Violencia contra la mujer”: se entiende todo acto de violencia basado en la pertenencia al sexo femenino que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la vida privada.

Las Naciones Unidas, en 1999, a propuesta de la República Dominicana con el apoyo de 60 países más, aprobó declarar el 25 de noviembre Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

Hablamos también sobre diferentes creencias que alimentan el mito del amor romántico y que son la base de la violencia de género “el que bien te quiere, bien te hará llorar”, “los celos son porque te quiere”…

También reflexionamos sobre los nuevos tipos de violencia asociados a las nuevas tecnologías: control por móvil, whatsapp, por Internet, por videollamadas… y que nos llevan a una relación de poder y de dominación del hombre sobre la mujer. Estas relaciones de poder se basan en unos modelos de género bien definidos: la masculinidad y la feminidad, o cómo deben ser y comportarse y a qué se deben dedicar los hombres y  las mujeres. Dichos modelos, a pesar de los avances en igualdad, siguen vigentes de forma universal (en cualquier parte del mundo y en cualquier cultura) y otorgando una posición de superioridad a los hombres y de inferioridad a las mujeres

Hablamos de datos de actualidad: en España se ha asesinado a más de una mujer cada semana durante los últimos diez años. En total, han muerto 703 mujeres a manos de un maltratador, dato en el que todos y todas se quedaron muy sorprendidos.

Para finalizar, trabajamos con el cuento “la Cenicienta que no quería comer perdices”, donde leímos solo la primera parte en la que explicamos la situación de la cenicienta: “la cenicienta no es feliz con el príncipe y además es vegetariana y no come perdices”, ellos y ellas tuvieron que buscar finales donde ella fuera feliz.

Una vez finalizada esta actividad, y utilizando la metáfora para concienciar que la felicidad parte de uno mismo y no de los demás y que es un estado interno más relacionado con lo que somos y no con lo que tenemos, entre todos y todas elaboraron dos carteles con sus opiniones sobre lo que consideran violencia y lo que nunca se debe permitir en una relación afectivo-sexual y que en nuestra vida diaria la podemos aplicar unos a otros para respetarnos, ya que somos todos y todas iguales.

Estos carteles adornan las paredes del centro como homenaje a todas las victimas de la violencia, y que no sea solo el trabajo de una semana, sino de todo el año.

Maria Fernández Álvarez: Psicóloga del centro

Cristina Outeiriño Vila: Educadora del centro