info@fundacionsanrosendo.es · 988 366 086

Un día moi especial

El domingo 19 de agosto, en la residencia Las Nieves de Maceda teníamos algo muy importante que celebrar, todos estábamos nerviosos y acelerados porque había que decorar y cocinar…., en fin mucho que preparar para una gran celebración.

Nuestra protagonista era Artemia que cumplía 100 años. Todos le preguntaban :»Artemia,, cuantos cumple?» a lo que ella contestaba:»dicen que 100″, como si la cosa fuera de lo más normal.

Bueno llegó el momento, todos los residentes se vistieron con las mejores galas para el acontecimiento y empezaron a llegar los invitados.

Primero una misa muy bonita que con la gran ayuda de las monjas preparamos mucho y que finalmente nos quedo preciosa. A la salida de la misa unas pandereteiras le dedicaron unos cuantos canticos a la protagonista, a todos nos encantaron la verdad lo hacían genial.

Luego los pinchos y, por fin, llego el momento de la tarta y soplar las velas. Artemia ya estaba un poco aturdida pero ella pensó su deseo y soplo las velas, como si nada. Tuvo un montón de regalos que le encantaron.

Y así acabó una jornada tan bonita y tan especial para todos los residentes y trabajadores de la residencia, pero sobre todo para Artemia y su familia, que también nos acompañó en esta inolvidable jornada.

Por último solo nos queda que desear que ojala que nuestra Artemia cumpla muchos más.

Mercedes Díaz Fernández

Educadora Fundación San Rosendo

 

Nota: Para ver las fotos de la celebración, visita nuestra página de Facebook.

 O domingo 19 de agosto, na residencia Las Nieves de Maceda tiñamos que celebrar algo moi importante, todos estabamos nerviosos e acelerados porque había que decorar e cociñar…., en fin moito que preparar para unha gran celebración.

A nosa protagonista era Artemia que cumpría 100 anos. Todos lle preguntaban :»Artemia, cantos cumpre? » ao que ela contestaba:»dicen que 100″, coma se a cousa fose do máis normal.

Chegou o momento, todos os residentes se vestiron coas mellores galas para o acontecemento e empezaron a chegar os convidados.

Primeiro unha misa moi bonita que coa grande axuda das monxas preparamos e que finalmente nos quedou preciosa. Á saída da misa unhas pandereteiras dedicáronlle uns canticos á protagonista, a todos nos encantaron a verdade facíano xenial.

Logo os pinchos e, por fin, chegou o momento da torta e soprar as velas. Artemia xa estaba un pouco aturdida pero ela pensou o seu desexo e soprou as velas, como se nada. Tivo un montón de agasaios que lle encantaron.

E así rematou unha xornada tan bonita e tan especial para todos os residentes e traballadores da residencia, pero sobre todo paraArtemia e a súa familia, que tamén nos acompañou nesta inesquecible xornada.

Por último só quédanos que desexar que oxalá que a nosa Artemiacumpra moitos máis.

Mercedes Díaz Fernández

Educadora Fundación San Rosendo

 

Nota: Para ver as fotos da celebración, visita a nosa páxina de Facebook.